La multinacional británica Cadbury Schweppes planea cerrar el 15 por ciento de sus fábricas de dulces entre 2008 y 2011, lo que supondrá la reducción de un 15 por ciento de su plantilla, unos 7.500 trabajadores. La compañía también ha indicado que venderá su negocio de bebidas en Estados Unidos para centrarse en su actividad como fabricante de dulces y golosinas. Cadbury Schweppes señala que el plan de reestructuración supondrá unos costes de 665 millones de euros y una inversión de unos 295 millones de euros en los tres próximos años.