Los riesgos a una mayor ralentización económica en Estados Unidos han aumentado sustancialmente, pero eso no representa "una amenaza" seria para la actividad económica alemana "siempre que Estados Unidos no entre en recesión", gracias a que la economía alemana goza de "fortaleza y estabilidad", indicó el jueves el Bundesbank en su informe anual sobre la estabilidad financiera. El banco central alemán además señaló que el riesgo a "abruptas" fluctuaciones de las divisas no ha disminuido. El bundesbank reconoce que "la presión de los riesgos económicos sobre el sistema financiera alemán es ahora significativamente más elevada". Estos riesgos provienen de la turbulencia en los mercados financieros, del mercado de la vivienda en Estados Unidos, de los desequilibrios mundiales y del alto precio del petróleo, explicó.