La Comisión Europea reiteró hoy que vigilará que las subvenciones que tiene previsto conceder Alemania para facilitar la reestructuración de Opel respeten las reglas comunitarias sobre ayudas públicas. El Ejecutivo comunitario aseguró que se toma "muy en serio" las preocupaciones expresadas por el ministro de Industria, Miguel Sebastián, sobre el proceso de venta de Opel a la empresa canadiense Magna. Sebastián envió sendas cartas a la comisaria de Competencia, Neelie Kroes, y al responsable de Industria, Günter Verheugen, en las que pide al Ejecutivo comunitario que garantice que el plan de reestructuración de Opel se diseñe "en una dimensión europea, no en una dimensión de países individuales, y que refleje criterios de eficiencia financiera y comercial".