La Comisión Europea presentó este martes su propuesta legislativa para que los países de la UE avancen sin España e Italia en la creación de una patente comunitaria única que reduzca los costes para los innovadores.
Madrid y Roma han vetado el acuerdo por considerar que discrimina al español y al italiano, ya que las patentes se examinarán y concederán en inglés, francés o alemán.

"Los inventores europeos no pueden seguir esperando, por lo que la Comisión propone que algunos Estados miembros puedan seguir adelante con una protección única de las patentes. Espero que, con el tiempo, todos los Estados miembros se sumen a este nuevo sistema", ha dicho el comisario de Mercado Interior, Michel Barnier, en un comunicado.