El PIB español crecerá este año el 3,8%, según las nuevas previsiones de la Comisión Europea, pero se desacelerará considerablemente el año que viene, hasta el 3%. La razón, según la Comisión Europea, hay que buscarla en al enfriamiento del consumo privado y en la contracción de la inversión en vivienda.