La Comisión Europea autorizó hoy la compra del fabricante alemán de calderas industriales Loos por parte de Bosch Thermotechnik, una empresa también germana que produce aparatos de calefacción para uso doméstico, tras constatar que la operación no tendrá un impacto negativo sobre la competencia en el mercado comunitario. La investigación llevada a cabo por el Ejecutivo comunitario puso de relieve que los solapamientos entre las actividades de las dos compañías son limitados y que la cuota de mercado suplementaria de la que se beneficiará Bosh Thermotechnik tras la compra de Loos es poco importante.