El Ejecutivo comunitario examinó los efectos del proyecto de compra en el mercado del acceso a Internet de banda ancha así como en el mercado de la telefonía fija y móvil. Bruselas estimó que Telefónica no era el principal rival de Hansenet en ninguno de estos mercados ya que sus actividades principales son diferentes.

Además, las relaciones horizontales y verticales entre las actividades de Hansenet y Telefónica en Alemania son limitadas, y la entidad resultante de la concentración seguirá teniendo que enfrentarse a rivales potentes y eficaces, entre ellos el operador histórico, Deutsche Telekom.