La Comisión Europea autorizó hoy a Telefónica a comprar al proveedor de banda ancha alemán Hansenet tras constatar que la operación no tendrá un impacto negativo sobre la competencia en el mercado comunitario. La adquisición, por un precio de 900 millones de euros, convertirá a la firma española en el tercer operador de telecomunicaciones de Alemania.
El Ejecutivo comunitario examinó los efectos del proyecto de compra en el mercado del acceso a Internet de banda ancha así como en el mercado de la telefonía fija y móvil. Bruselas estimó que Telefónica no era el principal rival de Hansenet en ninguno de estos mercados ya que sus actividades principales son diferentes.

Además, las relaciones horizontales y verticales entre las actividades de Hansenet y Telefónica en Alemania son limitadas, y la entidad resultante de la concentración seguirá teniendo que enfrentarse a rivales potentes y eficaces, entre ellos el operador histórico, Deutsche Telekom.