La Comisión Europea autorizó hoy a Italia a conceder ayudas estatales temporales de hasta 500.000 euros por empresa en créditos blandos durante los próximos dos años para ayudarles a hacer frente a la crisis económica y la escasez de liquidez y también aprobó un segundo paquete de ayudas en forma de avales propuesto por Italia. Gracias a la autorización del Ejecutivo comunitario, Italia podrá otorgar en 2009 y 2010 ayudas en forma de créditos blandos de hasta 500.000 euros a empresas con problemas para acceder a préstamos por la escasez de liquidez, siempre y cuando las empresas no se encontraran ya en dificultades financieras a la altura del 1 de junio de 2008.