La Comisión Europea ha aprobado de acuerdo a la legislación europea las ayudas de emergencia concedidas por el Banco de Inglaterra al banco hipotecario con problemas de liquidez Northern Rock PLC, pero advirtió de que los planes para futuras reestructuraciones tendrán que pasar los mismos controles y necesitarán de su visto bueno.
Las autoridades británicas se han comprometido a presentar a la Comisión el 17 de marzo un nuevo plan para Northern Rock 'más allá del rescate a corto plazo'. La Comisión, que recibió todos los detalles sobre las ayudas el 26 de noviembre, dijo que las condiciones de las ayudas efectuadas el 14 de septiembre complen con las reglas comunitarias. Asimismo, la Comisión también aprobó la garantía sobre los depósitos concedida por el Tesoro el 17 de septiembre, así como las medidas del 9 de octubre para aumentar la liquidez y las garantías sobre Northern Rock. Bajo las normas comunitarias, las ayudas de rescate tienen que darse en forma de préstamos con una duración no superior a 6 meses, aunque existen excepciones para el sector bancario, 'que han sido aplicadas en este caso'.