La Comisión Europea (CE) ha autorizado hoy con condiciones el proyecto de compra de la empresa eléctrica holandesa Essent por parte de la compañía alemana de suministro energético RWE, según indicó en un comunicado. La condición impuesta por Bruselas es que RWE se comprometa a deshacerse de la participación de control de Essent en Stadtwerke Bremen AG, un remedio que la alemana ha aceptado para evitar los problemas de competencia en los mercados mayoristas alemanes de la electricidad y el gas, apuntados por la CE. La Comisión considera que la operación, con esta modificación incluida, no entraña obstáculos significativos para la libre competencia en el Espacio Económico Europeo (EEE) o en una parte substancial del mismo.