La aerolínea de bandera británica, British Airways, ha reducido su beneficio neto un 35% hasta los 425 millones de euros en el año fiscal que concluyó el 31 de marzo.
La compañía, que tuvo unos gastos en combustible de 1.931 millones de libras, un 22% superiores a los del periodo anterior, dijo que aún no sabe qué hará con su participación del 10% en Iberia, al tiempo que ha descartado pujar por ella y cualquier inversión en un posible consorcio para lanzar una opa. Según el comunicado de la empresa, los ingresos de British Airways han ascendido un 3,4%.