British Airways prevé un primer trimestre fiscal (de marzo a junio) particularmente difícil debido a la subida de los precios del petróleo y el retraso de la transición a la Terminal 5 del aeropuerto londinense de Heathrow, que podría seguir afectando a los costes e ingresos de la aerolínea. British Airways espera un crecimiento de alrededor del 4% en los ingresos para todo el año 2008-2009, en la parte baja de la previsión dada anteriormente. La compañía ha propuesto el pago de un dividendo de 0,05 libras con cargo a 2008, lo que supone su primer dividendo desde 2001. La aerolínea registró un aumento del 44,5% en el beneficio anual antes de impuestos (hasta el 31 de marzo) a 883 millones de libras, con las ventas pasando de 8.490 a 8.750 millones de libras en los 12 meses.