Si el G 20 no logra esta semana una solución global al problema de los desequilibrios cambiarios, se podría desatar una guerra comercial, dijo el secretario de Comercio Exterior de Brasil, Welber Barral.

Brasil pretende poner freno a la revaloriación de las monedas emergentes provocada por las enormes entradas de capitales hacia los mercados emergentes, apreciando sus monedas frente al dólar y haciendo más caras sus exportaciones, afirmó Barral en una entrevista con Reuters el lunes en la noche.

“El modelo en el que el consumidor americano era derrochador y los países emergentes fabricaban porque había demanda ha llevado a que unos países acumularan superávit y otros déficit, por lo que todos están queriendo resolver el problema sin resolver el modelo, por lo tanto, seguir con este planteamiento por parte de los emergentes (devaluar su moneda) no tiene sentido”, considera Alexis Ortega, director general técnico de Finangentes Gestión. “Los países que están deben apreciar sus divisas deben quedarse atrás dejando que otras que se aprecien mucho más”. Al final, “lo que deben dejar es que el mercado ponga cada divisa en su sitio”.