El Banco Portugués de Investimento (BPI), participado por la española La Caixa, obtuvo resultados líquidos por 9,1 millones de euros en el primer semestre, una caída del 94,2% comparado con igual periodo del año anterior. En una nota enviada a la Comisión del Mercado de Valores Mobiliarios (CMVM), la institución financiera explica que estos resultados negativos se deben a la pérdida de 157 millones de euros por su participación en el Banco Comercial Portugués (BCP).
El comunicado señala que en el segundo trimestre el BPI tuvo una pérdida de 66,3 millones de euros, cuando en el primero los beneficios fueron de 75,3 millones. El BPI atribuye estos desajustes a su participación del 2,2% en el BCP, afectado por el escándalo de una agresiva venta de acciones a pequeños clientes considerada ilegal por la CMVM y que por ese motivo puede sufrir la mayor multa de la historia del país. El documento precisa que en este periodo la actividad doméstica contribuyó con 80,1 millones de euros para los resultados líquidos, la banca de inversiones con 7,6 y la actividad internacional con 58.5 millones. El BPI deja constancia de que después de finalizado el primer semestre redujo su participación en el BCP que ayer, jueves, se situaba en el 1,2%. Como datos positivos, BPI menciona que en este periodo el crédito a clientes aumentó el 10%. También destaca que la entidad tiene 164.000 nuevos clientes en Portugal y 120.000 en la filial de Angola (BFA). La rentabilidad de los capitales propios (ROE) se situó en el 20,8%. Al cierre de la Euronext de Lisboa, las acciones del BPI registraron una subida del 3,04% para 2,54 euros.