Natixis, el banco francés cuyos principales accionistas fueron obligados a fusionarse por el Gobierno, dice que su matriz, BPCE, respaldará sobre 35.000 millones de sus activos con una garantía. Natixis perdió 883 millones de euros en el segundo trimestre, 300 millones más de lo esperado por los analistas.