El gigante petrolero británico cerró el cuarto trimestre del pasado ejercicio con un beneficio de 4.300 millones de dólares, lejos de las pérdidas de 3.300 millones del año anterior.