El presidente del Banco Santander, Emilio Botín, ha comenzado a declarar en el Juzgado de Instrucción número 47 de Madrid como imputado por el caso sobre la compra del 45,3% del capital de Aguas de Fuensanta por Banesto en 1999, en el que también está llamado a declarar el ex ministro Rodrigo Rato. Además de Emilio Botín, que llegó a la sede judicial sobre las 10.30 horas, hoy están llamados a declarar el consejero delegado del Santander y ex presidente de Banesto Alfredo Saénz, y el hermano del presidente del grupo bancario, Jaime Botín.