Borges Agricultural & Industrial Nuts (BAIN) ha presentado este lunes los resultados de su primer trimestre fiscal entre junio y agosto con unas pérdidas de 163.000 euros, debido a la caída de las ventas y del precio de los frutos secos que comercializa. 

Estas pérdidas son inferiores a los 1,15 millones registrados en el mismo período del año anterior, según la información que remite a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la compañía dedicada a a la producción agrícola, procesado, envasado y comercialización de frutos secos, principalmente nueces, pistachos y almendras.

"Las cosechas de nueces, almendras y pistachos no se inician hasta el mes de septiembre, por lo que en este primer trimestre solamente acumulan los gastos de gestión sin ingresos, que se registrarán en el próximo trimestre", explica Borges.

 

Borges presenta pérdidas de 163.000 euros en su primer trimestre fiscal.

 

"El primer trimestre ha sido un periodo atípico de transición, a la espera de las nuevas cosechas, especialmente de la almendra, donde se prevé que la producción mundial de este fruto supere en un 8% la del año anterior, con una clara tendencia bajista en los precios. Este hecho ha provocado que los grandes compradores hayan retraído la demanda, limitándola a la cobertura de sus necesidades a corto", apunta Borges.

Las ventas se han reducido en el primer trimestre un 14,4% hasta los 38,8 millones desde los 45,3 millones del mismo período del año anterior. Las ventas en volumen se han reducido un 11,6% en volumen siguiendo la tendencia del mercado.

El ebitda (resulto bruto de explotación) mejora hasta los 891.000 euros desde las anteriores pérdidas de 747.000 euros.

El endeudamiento se sitúa en los 46,2 millones, con un incremento del 9,8% respecto al mismo período de 2017, como consecuencia de las inversiones realizadas por valor de 5,5 millones, el aumento del capital circulante por valor de 4,4 millones menos la tesorería generada en los doce últimos meses.