La constructora aeronáutica y ferroviaria canadiense Bombardier anunció hoy que reducirá en un 10% la plantilla de su división aeroespacial, lo que significa que prescindirá de en torno a 3.000 empleados, dentro de sus medidas destinadas a superar el descenso de la demanda. Esta reducción de personal, que se hará efectiva para hacer frente a "los continuos desafíos a los que se enfrenta la industria de la aviación", se llevará a cabo antes de final de este año en las plantas que la firma posee en Canadá, Estados Unidos, México e Irlanda del Norte. Además, se suma al recorte de 1.360 puestos de trabajo anunciado por Bombardier el pasado 5 de febrero.