La compañía aeroespacial se plantea también recomprar acciones gracias al crecimiento en el cash flow que prevé.

Asimismo, la empresa con sede en Chicago plantea posibles operaciones de compra tras su reducción en costes en investigación y desarrollo y, tras haber pagado algunas de sus deudas, según ha dicho el director financiero de la compañía, James Bell, en una conferencia. El dividendo podría subir de 42 céntimos a 43,25 el año que viene como se desprende de un análisis de Bloomberg.

“Nos gustaría volver a lo que hacíamos antes de dar un gran dividendo y, ahora que tenemos liquidez, lo vamos a hacer” ha declarado Bell a los inversores.

Boeing espera entregar su primer 747-8 a mediados de año y el primer 787 Dreamliner en el tercer trimestre. Los planes llegan con retraso y con un gran sobrecosto tras tener la compañía problemas con los materiales y los procesos que han utilizado.

Boeing asciende un 1,57% y sus acciones alcanzan los 72,98 euros por acción