Boeing Co. (BA) encontró nuevos defectos en la producción de su avión 787 Dreamliner que la llevaron a detener las operaciones de una planta en Italia que fabrica partes para el fuselaje, confirmó la compañía el jueves por la noche. No está claro cómo las repercusiones que la paralización de las operaciones, ordenada hace casi dos meses, afectará las entregas del 787, que ya está retrasada en dos años. El problema de producción encontrado en la fábrica italiana es el contratiempo más reciente que afecta al 787. El mismo día en que la compañía ordenó detener las operaciones en la planta de fuselaje, Boeing anunció en una conferencia telefónica que había encontrado un defecto estructural aparte en la zona en que las alas se unen al fuselaje del avión.