Boeing manifestó hoy su "decepción" por la intención de los Gobiernos de Francia, Alemania, Reino Unido y España de contribuir el programa del A350, el avión llamado a competir con el 787 Dreamliner del constructor estadounidense