El fabricante alemán de automóviles BMW registró unas pérdidas netas de 31 millones de euros durante el primer semestre del presente ejercicio, en comparación con los 994 millones de euros de beneficio neto que obtuvo en el mismo periodo de 2008, informó hoy la empresa, que mantiene su objetivo de rentabilidad para 2012.