El grupo automovilístico alemán BMW, que comprende las marcas BMW, Mini y Roll-Royce, vendió en todo el mundo 122.354 vehículos durante el pasado mes de septiembre, lo que representa un leve aumento del 0,7% respecto al mismo mes de 2008. El responsable de Ventas y Marketing de la multinacional alemana, Ian Robertson, destacó que el grupo registró en septiembre el primer aumento de sus ventas en lo que va de año, y avanzó que la tendencia se mantendrá en los próximos meses. Con ello, la corporación con sede en Munich espera cerrar el presente ejercicio con un descenso de sus ventas mundiales de entre el 10% y el 15% respecto a 2008. Según Robertson, se trata de una buena evolución, teniendo en cuenta la difícil situación económica.