BMW ha confirmado que abandonará las competiciones de Fórmula Uno al final de 2009 por razones de imagen, dado que la automovilística, que fabrica deportivos de lujo, quiere centrarse en la sostenibilidad y el respeto al medio ambiente. "Somos de la opinión de que el sector de gama alta tiene que seguir teniendo un modelo de conducta positivo dentro de nuestra sociedad", dijo en un comunicado el consejero delegado de la empresa, Norbert Reithofer.