El Ibex 35 comenzó la semana con caídas. Wall Street no logró que los inversores olvidaran las negativas referencias macroeconómicas conocidas a lo largo del día en Europa, sino que echó más leña al fuego. Malos datos de inflación, un día antes de la reunión de la FED y la posibilidad de que todo un gigante, Citi, cierre uno de sus hedge funds hicieron un flaco favor a este lado del Atlántico, donde los precios a la producción volvieron a encarecerse en la zona euro y el sector bancario vivió otra jornada para olvidar, después de que Fortis y HSBC publicarán una caída en su beneficio del 49% y 29% respectivamente y después de que Morgan Stanley recortara su recomendación a prácticamente toda la banca española. Uno de los más penalizados fue el BBVA(-2,25%); el banco de inversión estadounidense recortó en más de un 22% el precio objetivo de la entidad que preside Francisco González. Todo ello aderezado con un nuevo repunte del paro en nuestro país -que registró en julio la mayor subida en doce años-. Al final, el Ibex 35 cedió un 1,05% hasta los 11.447,60 puntos, con apenas un puñado de valores en positivo –los avances más notables fueron paraCintra(+2,24%) y Grifols(+1,57%)- y todos los blue chips a la baja -Repsol YPF(-2,8%) fue el más penalizado. En el resto de Europa las órdenes vendedoras se impusieron en una jornada en la que el FMI descartó que la economía del viejo continente entre en recesión. La relación euro-dólar se colocó en las 1,5611 unidades.