El presidente de la Reserva Federal estadounidense (Fed), Ben Bernanke, auguró hoy el fin de la recesión económica para finales de este mismo año y señaló que los últimos datos apuntan a que el ritmo de la contracción podría haberse reducido, señaló, en un discurso pronunciado ante la Comisión de Déficit de la Cámara de Representantes estadounidense.
"Seguimos esperando que la actividad económica toque fondo este año y que después se levante a finales del mismo", señaló Bernanke. "Los recientes datos sugieren que el ritmo de la contracción económica podría haberse ralentizado", aclaró.

No obstante, Bernanke recordó que la economía estadounidense se ha contraído muy duramente en los últimos meses, por lo que el mercado laboral seguirá débil durante algunos meses y el desempleo seguirá aumentando.

Concretamente, el presidente de la Fed destacó que el gasto del consumidor, que descendió notablemente durante el segundo semestre de 2008, ha permanecido prácticamente plano desde principios de 2009 y recordó que la confianza del consumidor ha mostrado una mejoría.

Además, recalcó que la actividad en el mercado inmobiliario ha mostrado algunos síntomas de haber tocado fondo, ya que las ventas de viviendas de segunda mano se han mantenido estables respecto al pasado año y las de viviendas nuevas mejoraron su ritmo en los últimos dos meses, aunque ambas permanecen en niveles bajos.

Por otro lado, apuntó a que el gasto de consumo y la demanda de viviendas se estabilizará y que ambas variables serán sostenidas por "estímulos fiscales y monetarios". Las exportaciones, por su parte, se beneficiarán "de los recientes síntomas de estabilización de la actividad económica extranjera"

Aunque la recuperación económica ya está en camino, la tasa de crecimiento de la actividad económica real se mantendrá "por debajo de su potencial a largo plazo", motivo por el que Bernanke habla de una recuperación "gradual".

"Los negocios han de ser cautelosos respecto a la contratación", señaló el presidente de la Fed que habló de un incremento de la tasa de paro incluso después de que se reanude el crecimiento económico.

En este entorno, los niveles de inflación permanecerán "bajos", aunque la mejora de las condiciones económicas podrían limitar "descensos adicionales" en los precios.

Bernanke recordó también que esta previsión de mejora económica asume "la continuidad de la reparación gradual" del sistema financiero y de una mejora en las condiciones crediticias, ya que un deterioro adicional del sector podría dañar severamente la actividad económica y causar el estancamiento de la "incipiente recuperación".

El presidente de la Fed ensalzó la política fiscal del Gobierno aunque advirtió a la Casa Blanca que la sostenibilidad fiscal requiere un gasto y un déficit presupuestario "bien controlado".

REGRESA LA CONFIANZA AL MERCADO BANCARIO.

"Los inversores están recuperando una mayor confianza en el sistema bancario", destacó Bernanke, basándose en el éxito con el que están siendo acogidas entre los inversores privados las ampliaciones de capital de las diez entidades que no superaron con buena nota el test de 'stress' realizado sobre los bancos por parte del Gobierno estadounidense.

Según recordó Bernanke, estos diez bancos tenían una necesidad de capital conjunta de 75.000 millones de dólares, y ya han incrementado capital en su conjunto por valor de 48.000 millones de dólares a través de emisiones de acciones.

"Esperamos anuncios adicionales a corto plazo según hayan finalizado sus planes sobre el capital y enviados a los supervisores", subrayó el presidente de la Fed, quien destacó que las firmas han logrado un progreso "sustancial".