Una decisión casi descontada por el mercado. La Reserva Federal ha decidido inyectar 400.000 millones de dólares al sistema con la compra de deuda a largo plazo, que obtendrá mediante la venta de deuda a corto plazo. Una decisión que hace subir al dólar, hasta las 1.3695 unidades. ¿Los tipos de interés? Por el momento se mantendrán en niveles cercanos al 0% hasta 2013, exigencia de las condiciones económicas. Con esta medida Bernanke logra aplazar un tercer quantitative easing y dejar intacto el balance de la FED.

¿Objetivo? Aplanar la curva de tipos. ¿Decisión? Poner sobre la mesa 400.000 millones de dólares. Esa es la cantidad que la Fed inyectará en el sistema con la compra de deuda a largo plazo (entre 6 y 30 años) que obtendrá de la venta de deuda a corto plazo que tiene en su balance por ese mismo volumen.

El banco central estadounidense recurre así a la 'operación Twist' para estimular la economía. La decisión no ha encontrado el consenso y tres miembros del Comité Abierto de la Reserva Federal se han opuesto a esta medida.

Al mismo tiempo, la institución monetaria presidida por Ben Bernanke ha vuelto a reafirmar su posición de mantener los tipos casi a 0 hasta mediados de 2013, al insistir que las condiciones económicas probablemente exigirán que se mantengan así. Desde diciembre de 2008, el precio del dinero se mantiene entre 0% y el 0,25%, su nivel histórico más bajo.

'El Comité anticipa que es probable que las condiciones económicas garanticen niveles excepcionalmente bajos para los tipos de interés federales al menos hasta mediados de 2013', apunta el organismo.

Tampoco esta medida cuenta con el apoyo de todos los miembros, pues ya en agosto tres consejeros votaron en contra de suministrar un marco de tiempo específico sobre el rumbo de los tipos, prefiriendo en cambio mantener la antigua promesa de conservar los tipos bajos "por un tiempo prolongado".

Los tres consejeros que votaron en contra fueron Richard Fisher de la Fed de Dallas, Narayana Kocherlakota de Minneapolis y Charles Plosser de Filadelfia. Esa disensión, que no cuenta con precedentes en la historia reciente de la Reserva Federal, certifica que Bernanke no tiene unido al Comité y que varios de sus integrantes no están por la labor de apoyar nuevas medidas de estímulo.

El mercado, que esperaba algo más de Bernanke,  ha incrementado sus números rojos tras el anuncio de la Reserva Federal. De este modo, el Dow Jones cae a poco más de una hora y media para el cierre de la jornada un 1,2%. Por su parte, el tecnológico Nasdaq pierde un 0,6%, frente al 1,54% que también se deja el S&P 500.