Bentley, el fabricante de coches de lujo del Consorcio Volkswagen, aumentó su beneficio de explotación en el primer trimestre de 2007 un 2,3%, pese a que la facturación en el mismo periodo descendió un 4,4%, informó hoy la filial española de esta marca británica. El beneficio de explotación se situó en 39 millones de euros, sobre los 38 millones de enero-marzo de 2007, mientras que la facturación se elevó a 338 millones de euros, por los 353 millones de hace un año. Las ventas globales disminuyeron el 17,8% en el primer trimestre de 2008, alcanzando las 2.292 unidades, una evolución que se atribuye a efectos del calendario, después del gran éxito obtenido en el primer trimestre de 2007 con el lanzamiento del Continental GTC. En el mercado de América del Norte, las ventas de Bentley descendieron un 22%, especialmente en la costa oeste y en las regiones meridionales, que se han visto afectadas por la crisis crediticia y el declive de los mercados inmobiliarios. El mercado chino, sin embargo, ha compensado este desfase con una subida de las ventas del 133% en el periodo de referencia.