Bear Stearns Companies ha registrado un beneficio por acción (BPA) de 2,52 dólares en el segundo trimestre, lo que supone un descenso del 32 por ciento con respecto a igual periodo de 2006. La compañía explica que los resultados del segundo trimestre incluyen un impacto negativo de 227 millones de dólares, 0,88 dólares por acción, relacionado con la amortización de activos intangibles de Bear Wagner Specialists. El beneficio por acción, excluyendo esta carga, habría sido de 3,40 dólares, aún por debajo de las previsiones de los analistas de 3,50 dólares por acción.