El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet, considera que los últimos signos de estabilización permiten dar por terminado el periodo de "contracción significativa" de la economía, por lo que calificó como "apropiado" el actual nivel de los tipos de interés y anunció que los economistas de la institución han mejorado sus previsiones para la economía de la zona euro tanto para el presente año, como para 2010. En concreto, las nuevas previsiones del BCE auguran una contracción del PIB de la eurozona de entre el 4,4% y el 3,8% en 2009, mientras que el próximo año la actividad económica del bloque del euro podría oscilar entre una contracción del 0,5% y un crecimiento del 0,9%.