Números rojos en Europa. La renta variable encara la segunda sesión bursátil de la semana y lo hace sin ánimos un día en el que los resultados empresariales que se den a conocer al otro lado del Atlántico marcarán la jornada. El Ibex 35 se deja un 0,34% en los primeros momentos de negociación hasta los 11.830 puntos arrastrado por las ventas que invaden a Santander y BBVA. En el mercado de divisas, el euro-dólar se cambia por 1,44 unidades mientras el precio del crudo cotiza en el entorno de los 77 dólares/barril.

Parece que el ánimo brilla por su ausencia entre las plazas del viejo continente entre las que el selectivo español, a la cabeza, sujeta con fuerza el cartel de las ventas. Sesión de números rojos un día en el que, como destaca la prensa, tanto Goldman Sachs como Deutsche Bank desaconsejan comprar deuda pública española debido al riesgo de impago a favor de la deuda irlandesa. Después de que el mercado no contara en la jornada de ayer con la referencia de la madre de todas las bolsas, Wall Street, que se sumó a la celebración del día de Martin Luther King, hoy los inversores tendrán que poner atención a la pasarela de resultados empresariales que se den a conocer al otro lado del Atlántico de la mano de Citigroup o IBM. Del lado de las referencias macroeconómicas, las miradas no dejan de fijarse en Estados Unidos donde se darán a conocer tanto el índice de confianza del inversor State Street así como el índice del mercado inmobiliario de enero. Ante este escenario, los plazas europeas retroceden, el Dax alemán cae un 0,48%, el FTSE100 se deja un 0,34%, el Cac 40 pierde un 0,32% mientras el Eurostoxx50 se deja un 0,43%.

Son los dos grandes bancos los que lastran en mayor medida al selectivo español. Los títulos de BBVA retroceden más de un punto porcentual mientras que el Banco Santander se deja un 0,93%. Caídas a las que se suma el resto del sector financiero. Banco Popular cae un 1,02%, Banesto pierde un 0,83%, Bankinter desciende un 0,64% mientras Banco Sabadell se anota perdías del 0,57%.

No obstante, las miradas del mercado se dirigen a las compañías ligadas a las materias primas siendo Repsol YPF una de las protagonistas. Y es que como ha anunciado, la petrolera hispano-argentina estudia reducir en un 4% sus reservas en Bolivia para reflejar ante la SEC, el regulador estadounidense, la nueva realidad de dicho país al nacionalizar el sector de hidrocarburos. Un camino que, de llevarse a cabo, haría perder a la petrolera española cerca de noventa millones de barriles y que, por el momento, está pensando en su cotización al caer un 0,76%. En un día en el que ArcelorMittal ha iniciado “conversaciones preliminares” con BHP Billiton para una posible puesta en común, a través de una 'joint venture', en Liberia y Guinea, sus títulos son penalizados con caídas del 0,15%. Mismo comportamiento es el que viven Acerinox que se deja un 0,84% mientras Técnicas Reunidas baja un 0,12%.

Y si las compañías ligadas a las materias primas encuentran su hueco “protagonista” en la sesión, también lo hacen las compañías eléctricas, sector al que los brokers han bañado de recomendaciones. Y así lo ha demostrado Deutsche Bank cuyos analistas han mejorado su consejo sobre las eléctricas europeas desde infraponderar hasta neutral y señalan los títulos de Iberdrola como alternativa. Pero esta mejora de recomendación no parece contentar al mercado e Iberdrola cotiza con descensos superiores a medio punto porcentual. Caídas también para Enagás, baja un 0,35%, un día en el que desde HSBC le otorgan una estimación de “sobreponderar”. Los números rojos se apoderan del resto del sector, Red Eléctrica Corporación cede un 0,36%, Endesa baja un 0.63% mientras Gas Natural desciende un 0,54%.