El Servicio de Estudios del BBVA cree que para conseguir la consolidación fiscal que reclama la UE y reducir el déficit público al 3% del PIB en 2013 sería necesario que el gasto corriente y el dedicado a los salarios de los funcionarios volviesen a niveles de hace una década.