El BBVA colocó hoy 1.750 millones de euros en deuda a un plazo de dos años y con una rentabilidad fija anual del 4%.
El precio de la emisión fue de 180 puntos básicos por encima del mid-swap (la referencia de las emisiones a tipo fijo) y la demanda superó los 2.000 millones a través de más de 150 inversores. La deuda emitida no está subordinada, por lo que no se ofrecen como garantías ni hipotecas ni otros activos.

La fecha de desembolso es el próximo 22 de marzo y la fecha de vencimiento el mismo día de 2013.