BBK cerró 2009 con un beneficio de 289 millones de euros, lo que representa una caída del 14,8% respecto al ejercicio 2008, tras aumentar sus dotaciones un 22,6%, hasta los 222,1 millones. En un comunicado, la entidad destacó que su política de prudencia permitirá a la caja "afrontar con garantía" los efectos de la crisis en 2010 y 2011. La caja, que mantiene la mora en un 2,49%, aumentó en 2009 su volumen de negocio un 5%, que alcanzó los 48.347 millones. BBK también logró crecer un 6,3% la concesión de préstamos hipotecarios y un 3,8% la financiación a pymes.