El presidente de BBK, Ignacio Sánchez-Asiaín, aseguró hoy que "nada indica que se hayan cambiado las posturas" de los órganos de gobierno de las cajas vascas, que en noviembre rechazaron seguir adelante con el proceso de fusión, por lo que descartó que se retome el proyecto a corto plazo. Durante su participación en el Foro de la Nueva Economía, Sánchez-Asiaín consideró que una fusión tiene sentido cuando se cumplen dos condiciones: que se cree valor y que los colectivos involucrados estén "alineados". En este sentido, señaló que los colectivos involucrados en el proceso, los órganos de gobierno de las respectivas entidades, no están precisamente "alineados", lo que dificulta la fusión.