El banco británico Barclays ha decidido poner fin a su generoso plan de pensiones, que las calculaba de acuerdo con el salario final del empleado. El banco británico se convierte así en la primera empresa importante en tomar una medida semejante, en los últimos cuatro años, con los viejos trabajadores de su plantilla. Quienes entraron en el banco antes de 1997 ya no podrán beneficiarse del anterior sistema de pensiones y se les ofrecerá la posibilidad de participar en otro plan mucho menos generoso, informan hoy varios medios británicos.