Barclays, actualmente inmerso en la lucha por la compra de ABN Amro, ha anunciado que el beneficio antes de impuestos del primer trimestre ha aumentado un 15 por ciento. Esta mejora se debe, sobre todo, a la sólida evolución de su filial de inversión: Barclays Capital.
En un informe de negocio, el tercer banco británico señala que Barclays Capital disfrutó del mejor trimestre de su historia, con una fuerte evolución en sus productos de hipotecas, renta variables y materias primas. Barclays declara la eficiencia de su división británica y predice que los costes unitarios con relación a los ingresos totales de 2007 serán 2 puntos porcentuales más bajos que en 2006. El banco también ha destacado la mejora en la filial de tarjetas de crédito, Barclaycard, cuyos beneficios descendieron en el último año debido al aumento de los créditos. Barclays indica que los ingresos y los costes de esta división fueron estables en líneas generales, en el primer trimestre, mientras que los gastos por insolvencias se han reducido.