Las autoridades federales de regulación tomaron el control el jueves de las operaciones de BankUnited FSB , en una quiebra que la Corporación Federal de Seguros de Depósitos, o FDIC, estima costará 4.900 millones de dólares a su fondo de seguros. La quiebra del banco de Florida es la segunda de más costosa que se ha registrado en la reciente crisis bancaria y sólo es superada por la de IndyMac, que las autoridades creen costará a la FDIC cerca de 11.000 millones. BankUnited contaba con 12.800 millones de dólares en activos y 8.600 millones de dólares en depósitos. Las autoridades reguladoras señalaron que el banco se encontraba críticamente subcapitalizado. La FDIC vendió las operaciones bancarias a un equipo de administradores encabezados por John Kanas, ex titular de North Fork Bank. Las 85 sucursales del banco reabrirán el viernes durante el horario normal de operaciones.