El presidente de Bankinter, Pedro Guerrero, ha reafirmado ante la Junta de Accionistas la independencia de la entidad y ha augurado que saldrá fortalecida de la actual etapa de desaceleración económica. En su primera intervención ante la Junta como presidente, Guerrero ha añadido que "Bankinter no puede convertirse en un banco más, porque el ser y haber sido diferentes es lo que justifica nuestra existencia independiente". En este sentido, ha afirmado que la entrada de la francesa Crédit Agricole en el accionariado de la entidad en un entorno de crisis supone "un voto de confianza en nuestro banco y su solvencia".
A juicio de Guerrero, como el banco francés ha manifestado "desde el primer momento y de forma inequívoca" que su participación en Bankinter -del 20,1% y con permiso del Banco de España para comprar hasta el 29,9%- tiene carácter financiero, minoritario y estable, su presencia es "perfectamente compatible con la independencia de Bankinter". Asimismo, Guerrero ha tenido unas palabras para su predecesor, Juan Arena, que dimitió el pasado abril, tras la Junta del año pasado, y del que dijo que "fue generador de una estrategia singular basada en la diferenciación, la calidad la innovación, la tecnología y la gestión del talento". El presidente de Bankinter ha mostrado su intención de mantener esos principios "diferenciales" y aseguró que, con esa estrategia, el banco "saldrá fortalecido de esta etapa de desaceleración en términos relativos y respeto a la competencia". Sin embargo, ha reconocido que los resultados en un entorno "recesivo o cuasirecesivo" serán peores que si la bonanzas hubiera continuado. Mejor tasa de morosidad del sector Para Guerrero, la calidad del banco en riesgo crediticio, con la mejor tasa de morosidad del sector -del 0,36% en 2007-, su "altísimo" nivel de provisiones, tamaño y agilidad contribuirán a que la entidad salga adelante más fortalecida. Guerrero ha asegurado no estar seguro de la duración de la crisis, pero se ha mostrado convencido de que, dentro de diez años, "el mundo habrá progresado económicamente no menos que la década anterior", y ha añadido que "Bankinter es un jugador a largo plazo". A pesar de estos puntos fuertes, Guerrero ha insistido en que la "particular" coyuntura actual exige aplicar movimientos tácticos en 2008, centrados sobre todo en la prudencia. Estos movimientos se centrarán "crecer más selectivamente, primar la captación de recursos típicos, vigilar más la calidad y evolución del riesgo crediticio y poner el foco en los sectores de Banca Privada y Finanzas Personales". Asimismo, Guerrero ha definido a la plantilla del banco como "la mayor fortaleza" de la entidad de cara al futuro y aprovechó para agradecerles "su esfuerzo, dedicación e ilusión". Se tardará tiempo en recuperar la confianza en el sector Por su parte, el consejero delegado de Bankinter, Jaime Echegoyen, ha asegurado que la lentitud que han mostrado "algunas autoridades políticas y monetarias" ante las turbulencias financieras, a las que ha calificado abiertamente de "crisis", ha favorecido una pérdida de confianza en el sistema "que tardaremos tiempo en restaurar". "Una mayor percepción del riesgo, los altos costes de las materias primas y unos relativamente elevados tipos de interés suben de nuevo el listón para el desarrollo exitoso y prudente de nuestro negocio", explica Echegoyen, tras repasar las cuentas del ejercicio 2007 y los principales hitos del mismo. En referencia al pasado ejercicio, Guerrero ha insistido en que ha sido el mejor año de la historia del banco, durante el que los hechos más destacados han sido la venta del 50% de su negocio de seguros de vida a Mapfre Vida, la incorporación al 100% del negocio de tarjetas de crédito que comparte con Capital One, y la "consistente" evolución de Línea Directa Aseguradora.