Bankinter ganó el año pasado 181 millones, lo que le permitió conseguir el objetivo que se había fijado a principios de año de elevar sus ganancias un 20%. El resultado se ha situado por encima de las previsiones de consenso, que apuntaban a unos 171 millones de beneficio.

La consejera delegada de la entidad, María Dolores Dancausa, ha cumplido con el objetivo previsto: elevar su beneficio un 20,2%, hasta los 181,2 millones.

El margen de interés, que refleja el negocio bancario más puro de captar y prestar dinero, sigue mostrando una caída del 1,3% en términos interanuales, pero muestra una consolidación de la tendencia a la recuperación que ya se había iniciado en anteriores trimestres. El incremento de los dividendos percibidos, de las comisiones y de los resultados aportados por las participadas contrarrestaron la caída de los resultados de operaciones financieras (ROF), así que el margen bruto cerró prácticamente en tablas, en 1.104 millones.

Bankinter logró reducir tanto los gastos de personal como los de administración, tras recortar su plantilla en 333 personas en el último año y cerrar 11 oficinas, casi todas dedicadas a las pequeñas y medianas empresas (pymes). Las dotaciones a provisiones se dispararon hasta los 28 millones, frente a los 800.000 euros de 2010.

La mora de Bankinter cerró el año en el 3,24%, menos de la mitad que el promedio del sector que se situó en noviembre (últimos datos disponibles) en el 7,5%.