Bankia presenta su plan estratégico 2018-2020 este martes. La entidad llega al cónclave después de haber integrado a BMN, y haber invertido 225 millones de euros en las aseguradoras Caja Granada Vida Compañia de Seguros y de Cajamurcia Vida y Pensiones de Seguros.

La entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri lleva desde 2012 inmersa en su proceso de reestructuración en el que ha saneado su balance tras recibir 22.424 millones de euros de ayudas públicas, de las que ha devuelto 2.656 millones, el 11,84% del total, a través de dos colocaciones y los dividendos pagados a cargo de las cuentas de 2014,2015 y 2016.

El FROB aún controla el 60,63% del capital de Bankia, y el organismo público tiene el mandato de privatizar el total de la entidad antes del 31 de diciembre de 2019 por las restricciones impuestas por la Comisión Europea tras el rescate financiero de 2012.

Pese a que no se conocen aún detalles de la hoja de ruta de Bankia hasta 2020, en su última presentación de resultados el consejero delegado de la entidad, José Sevilla, apuntó que la intención es lograr un retorno sobre recursos propios (ROE) del 10% a “medio plazo”. El banco, además, ha puesto en marcha nuevos negocios como el inmobiliario y la financiación a empresas con acceso al mercado de capitales en los últimos meses.

El ROE actual de la compañía se encuentra en el 6,6%, y de hecho se redujo entre 2016 y 2017 desde el 6,7%. El margen de intereses también cayó entre las cuentas de 2016 y las que acaba de presentar el banco con sede social en Valencia desde los 2.148 millones de euros a los 1.968 millones de 2017, lo que supone un retroceso del 8,4%.

El mal comportamiento del margen de intereses es uno de los factores que ‘pesa’ sobre la cotización de Bankia, que es el peor banco en lo que va de año sólo por detrás de BBVA, que se deja un 2,64% en el acumulado de 2018. Los títulos de Bankia se revalorizan un 2,3% en el año, aunque en los últimos doce meses se apunta ganancias del 12,8%.

Pese a este alza en los últimos doce meses, el consenso de los analistas apuesta por mantener sus acciones y de hecho llega a la presentación de su plan estratégico con las menores recomendaciones de compra de los últimos dos años, con tan sólo seis casas de análisis aconsejando adquirir sus títulos, según recoge Reuters. El ratio precio-beneficio (PER) es de 14,53 veces, y el precio por valor en libros es de 0,92 veces, mientras que la rentabilidad por dividendo de Bankia es del 0,69%.

El último banco en presentar su plan estratégico ha sido Banco Sabadell. La entidad catalana, con sede en Alicante, asegura en su hoja de ruta que ganará 1.400 millones al cierre de 2020, lo que supone un incremento del 75% respecto a los beneficios del pasado año.

Sabadell prevé elevar su objetivo de rentabilidad sobre activos tangibles (ROTE) a alrededor de un 13% a 2020 desde el 7,27% en 2017 impulsado por una ligera subida de tipos de interés. El nuevo plan estratégico también prevé reducir sus activos problemáticos en más de 6.000 millones, según la información remitida este viernes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

El banco que preside Josep Oliu espera que la bonanza de la economía y la normalización monetaria del Banco Central Europeo (BCE) le permita incrementar su rentabilidad en el negocio tradicional de banca e incrementar de su niveles de eficiencia. La entidad prevé un repunte del 5% anual durante los próximos tres años de los ingresos procedentes de su negocio bancario, con un alza superior al 4% anual en los ingresos netos por intereses y una subida de las comisiones netas mayor al 6,5% cada año. El pasado año sus cuentas reflejaron una caída del 1% en sus márgenes de intereses, la diferencia entre lo que presta y lo que cobra.

El mercado ha reaccionado con escepticismo ante el plan estratégico de la entidad catalana, con una caída del 5% desde la sesión del viernes al cierre de este lunes. La firma de análisis alemana Berenberg ha sido la más dura con las acciones de la entidad al situar el precio objetivo en los 1,25 euros por acción, lo que supone un recorrido bajista del 28% desde los precios actuales.

Los analistas de la firma canadiense RBC no son tan pesimistas como los de Berenberg, aunque ajustan el precio a la baja desde los dos euros anteriores a los 1,90 euros que le dan en la actualidad. Este precio, sin embargo, apunta a potenciales subidas del 8% en los títulos del Sabadell.

Por su parte, GVC Gaesco Beka apuesta por comprar en este momento los títulos de Sabadell desde la anterior recomendación de acumular. Renta 4 indica que los objetivos del plan “en principio nos parecen ambiciosos aunque no imposibles de cumplir si tenemos en cuenta que se han establecido unas hipótesis macroeconómicas creíbles. Ponemos en revisión el precio objetivo y la recomendación (antes mantener)”.

Las acciones del Sabadell se revalorizan un 4,6% en lo que va de año y en los últimos doce meses se apuntan una subida del 29%. El retorno sobre recursos propios (ROE), uno de los acrónimos claves para entender el negocio bancario, es del 6,1%, mientras que sus acciones cotizan a un precio por valor en libros de 0,73 veces, con un PER de 12,11 veces y una rentabilidad por dividendo del 2,76%.