Bank of America pretende devolver parte de los 45.000 millones de dólares (31.460 millones de euros) de ayudas públicas recibidos por la entidad en el marco del plan de rescate bancario (TARP), así como poner fin al acuerdo alcanzado con el Gobierno para compartir las pérdidas registradas en determinados activos con el objetivo de reducir el papel de la Administración en la entidad, según informa 'The Wall Street Journal', que cita fuentes conocedoras de la situación. En concreto, el mayor banco de EEUU, que adquirió Merrill Lynch en enero, habría propuesto al Gobierno la devolución de unos 20.000 millones de dólares (13.996 millones de euros), lo que permitiría que la entidad no continúe siendo considerada como un receptor "excepcional" de ayudas, lo que implica un estricto control de la actividad del banco por los reguladores y el Congreso, especialmente en el capítulo referido a las remuneraciones de sus directivos.