Banesto mantiene su confianza en la economía española pese a la posible desaceleración del sector inmobiliario mientras que ha retirado sus objetivos de rentabilidad y eficiencia. El banco presidido por el Santander ha previsto un crecimiento del 18% en su rentabilidad sobre recursos propios en 2008 y del 19% en 2009 desde el 17% previsto para el ejercicio del curso.