Además, el modelo de banca centrado en el cliente y con especial atención al control del riesgo que se hace en España hace "impensable" que pueda ocurrir aquí lo mismo que en Estados Unidos con las hipotecas "basura" o "subprime"."España está en una fase de desaceleración económica, relacionada con el ajuste del mercado inmobiliario y las turbulencias en los mercados internacionales", pese a lo cual se ha mostrado convencida de que lograrán los objetivos marcados, como elevar su cuota de mercado en 0,25 puntos porcentuales, mantener una morosidad inferior a la media del sector y un ratio de eficiencia del 35%.Botín dejó claro, además, que la entidad no necesita adquisiciones para seguir creciendo, y ha confiado en su potencial de crecimiento orgánico.Pese al entorno "menos favorable", el pasado ejercicio ha sido "un año excelente para Banesto", que logró un beneficio neto de 764,6 millones de euros, un 26% más que en 2006, dijo su presidente, que se refirió también a que el año pasado se culminó el Plan de Expansión, con la apertura de 157 oficinas, que elevan la red total a 1.946.Asimismo, los accionistas dieron su aprobación a la amortización del 1% del capital social del banco, una medida que "contribuirá a mejorar el valor teórico de la acción y su cotización", que actualmente no refleja "los excelentes resultados" del banco ni su alto potencial de crecimiento y sólido modelo de negocio, explicó Botín.De hecho, la acción de Banesto sufrió en 2007 una corrección del 17%, debido al "complicado entorno" económico mundial fruto de la crisis causada por el desplome de las hipotecas "subprime" estadounidenses, origen del negativo comportamiento en Bolsa del sector financiero mundial. También fue aprobado en la Junta de hoy el reparto de un dividendo complementario de 0,20 euros por título, con lo que el dividendo total correspondiente al 2007 asciende a 0,56 euros por acción, lo que representa un incremento del 24,4% en comparación con el repartido con cargo a los resultados de 2006.Ana Patricia Botín fue reelegida como consejera ejecutiva de la entidad para otros cinco años, así como el consejero independiente Víctor Manuel Menéndez Millán y el dominical Matías Rodríguez Inciarte, con lo que el número de miembros del Consejo queda fijado en catorce.