Banco Santander anuncia la compra de Banco Popular por un euro y anuncia una ampliación de capital 7.000 millones de euros. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) decide suspender cautelarmente la cotización de la entidad capitaneada por Emilio Saracho.

Banco Santanderha comunicado la adquisición del 100% del capital social de Banco Popularcomo resultado de un proceso competitivo de venta organizado en el marco de un esquema de resolución adoptado por la Junta Única de Resolución y ejecutado por el FROB, de conformidad con la normativa europea de recuperación y resolución de entidades de crédito y empresas de servicios de inversión.

Como parte de la ejecución del mencionado dispositivo de resolución, explica en un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) por la entidad capitaneada por Ana Botín, "se ha producido la amortización íntegra de la totalidad de las acciones de Banco Popular en circulación al cierre del martes y de las acciones resultantes de la conversión de los instrumentos de capital regulatorio Additional Tier 1 y Tier 2 en títulos de nueva emisión, todas las cuales han sido adquiridas por Banco Santander por un precio de un euro". Por tanto, los accionistas y tenedores de CoCos y títulos de segunda categoría perderán toda su inversión

Vea también: Banco Popular es la excepción que confirma la regla de la banca española

Asimismo, como parte de la operación, Banco Santander tiene previsto realizar una ampliación de capital de aproximadamente 7.000 millones de euros que cubrirá el capital y las provisiones requeridas para reforzar el balance de Popular. Las actuales acciones de la entidad cántabra tendrán derecho de suscripción preferente en el aumento de capital. Y ésta cuenta con compromisos para el aseguramiento por el total del referido importe. Tras estas operaciones, se espera que el impacto en el capital CET1 sea neutral.

Vea también: Banco Santander: actualización del análisis

En este contexto, el regulador ha decidido suspender cautelarmente la negociación en las Bolsas de Valores y en el Sistema de Interconexión Bursátil, de las acciones y otros valores que puedan dar derecho a su suscripción, adquisición o venta de Popular. En MEFF, sociedad rectora del mercado de productos derivados, de los contratos sobre las citadas acciones. En AIAF, Mercado de Renta Fija, de sus emisiones de deuda.

 El martes la agencia de calificación crediticia DBRS rebajaba la deuda de la entidad liderada por Emilio Saracho dos escalones a nivel de ‘bono basura’ ('BB' low), ante la “creciente preocupación por la capacidad del banco para restablecer sus muy débiles niveles de capital tras un deterioro significativo de la confianza de los inversores y clientes en los últimos días”. Por su parte, Moody’s hacía lo propio hasta 'B3'.

Vea también: La confianza del inversor en la Eurozona alcanza su máximo histórico

En una presentación a analistas, Banco Santander afirma que con esta operación crea el “banco de particulares y empresas líder en España y Portugal”, afirmando que la misma tiene un “racional estratégico sólido”. Prevé un ahorro anual antes de impuestos para 2020 de aproximadamente 500 millones de euros (esto es, cerca de un 10% de la base combinada de 2017).

Sobre la actividad inmobiliaria, detalla que está “bien provisionada después de ajustes” y habla de 7.200 millones de euros en provisiones adicionales, “alcanzando una cobertura claramente por encima de la media de los competidores”.

Finalmente, apunta a un objetivo de beneficio neto de Banco Popular con sinergias de 570 millones de euros en 2018, 825 millones en 2019 y 950 millones en 2020. El objetivo total marcado a tres años es de un RoI en el año tres de la operación del 13%-14% (por encima del coste de capital en 2019); y un impacto en beneficio por acción (BPA) positivo cercanos al 2% en dos años y al 3% en 2020.