El Banco Sabadell obtuvo en el primer semestre del año un beneficio neto atribuido de 428,49 millones de euros, lo que supone un incremento del 2,2% respecto al mismo período del año pasado. El banco presidido por Josep Oliu atribuye este resultado sobre todo al crecimiento selectivo de la inversión crediticia y al aumento del 22,9% de los depósitos de clientes, que se situaron a mitad de año en 33.245,15 millones de euros. La morosidad alcanzó hasta junio el 0,85% del total de la inversión computable, frente al 0,47% del 31 de diciembre de 2007, en un período "difícil" para el conjunto del sector financiero.
Los recursos gestionados de clientes alcanzaron 83.003,23 millones de euros tras una caída interanual del 3,2%, mientras que los activos totales aumentaron un 7,9%, hasta 80.626,42 millones de euros. El resultado operativo fue de 497,33 millones de euros, un 2,5% más que a 30 de junio del ejercicio pasado, con un índice de eficiencia del 41,93%, y el resultado antes de impuestos descendió un 2,3% y se situó en 521,76 millones. La entidad financiera ha destinado 104,81 millones de euros del resultado operativo a dotaciones netas para insolvencias, entre las que destaca la dotación genérica, que se ha reducido un 39,7% en relación con el cierre del primer semestre de 2007, en consonancia con el menor crecimiento de la inversión. Por contra, la dotación específica ha subido hasta situarse en 87,64 millones de euros, "acorde con el repunte de la morosidad", indica el Banco Sabadell en su comunicado. La rentabilidad sobre recursos propios (ROE) fue del 20,17% y se mantiene prácticamente inalterada en comparación con junio de 2007, cuando alcanzó el 20,37%. Al cierre de la primera mitad del año, la inversión crediticia bruta de clientes aumentó un 7,3%, hasta situarse en 65.361,87 millones de euros, al tiempo que el margen de intereses se incrementó un 11% interanual, hasta 710,19 millones de euros. Los ingresos por comisiones netas totalizan 289,61 millones de euros, lo que representa un descenso del 9,9% respecto a la cifra de junio de 2007, mientras que los gastos de explotación netos aumentaron un 0,9%. El rendimiento de los instrumentos de capital se cifró en 1,86 millones de euros tras una caída interanual del 75,6% y los resultados de las operaciones financieras también disminuyeron, aunque en este caso un 3,1%, hasta 40,86 millones. La cobertura sobre deudores en mora de la entidad, que ha abierto seis oficinas en el primer semestre y ha recortado su plantilla en 56 personas, alcanzó el 218,13%.