El Grupo Banco Popular obtuvo un beneficio neto atribuido de 674,7 millones de euros durante el primer semestre, lo que representa un incremento del 10,1% en comparación con el mismo periodo de 2007. Estos resultados se lograron a pesar del incremento de la morosidad, que se duplicó, al situarse en el 1,42% frente al 0,72% de un año antes. Además, los créditos considerados morosos alcanzaron 1.468 millones en el primer semestre, el doble que un año antes, en tanto que la cobertura para posibles insolvencias también había empeorado, al pasar del 256,03% al 138,71%.
No obstante, la entidad destaca que las provisiones dotadas son superiores a las que corresponderían al aumento de morosos y subraya que en los seis primeros meses del año no se usó el fondo de provisiones genéricas. Asimismo, el banco presidido por Angel Ron explica en su nota que estos resultados se han logrado en un entorno internacional de crisis, marcado por una fuerte desaceleración del Producto Interior Bruto (PIB), incremento de la morosidad bancaria, contracción del crédito y encarecimiento del pasivo. De hecho, los créditos a la clientela avanzaron el 8,1%, hasta 90.609 millones de euros, en comparación con el aumento del 16,7% de un año antes, en tanto que el crédito hipotecario también se suavizó, al crecer el 8,2% frente al incremento del 13,6% de un año antes. En estas cifras debe tenerse en cuenta, explica el banco, que ya no están incluidas las cifras correspondientes a Banco Popular France -filial que la entidad vendió hace un mes al grupo bancario galo Crédit Mutuel-CIC por 85 millones de euros- y sin embargo sí recogen las de la estadounidense TotalBank. Recursos gestionados En cuanto a los recursos, el Grupo gestionaba 98.168 millones de euros al finalizar el primer semestre, de los que 82.964 millones estaban consignados en el balance (el 9,1% más), cuyo principal componente son los depósitos de la clientela, especialmente los depósitos a plazo, que se elevaron el 61,9%. Así, los principales márgenes del negocio aumentaron durante el primer semestre: el de intermediación creció el 11,1%, hasta 1.253 millones, mientras que el ordinario aumentó el 6,9%, hasta 1.787 millones. El Banco Popular ingresó 438,6 millones de euros entre enero y junio en concepto de comisiones, con un retroceso del 0,2% en comparación con un año antes, descenso no obstante menor al de los trimestre precedentes, lo que muestra según el banco que comienza a recuperarse. Al respecto, la entidad explica que las turbulencias bursátiles están propiciando un trasvase de fondos desde los valores mobiliarios, planes de pensiones y fondos de inversión hacia otras formas de ahorro "más conservadoras". De hecho, los planes de pensiones cayeron el 2,1% en el primer semestre, mientras que los fondos de inversión descendieron el 18,1%, pese a lo cual, la entidad destaca que la cuota de mercado ha aumentado del 4,58% al 4,85% en un año. Si se descuentan los gastos de explotación del banco en estos seis primeros meses del año, que crecieron el 8,6%, el margen de explotación -el que mejor refleja la actividad puramente bancaria- se situó en 1.185 millones de euros, el 5,7% más. Así, la combinación de ingresos y de gastos produjo un empeoramiento del ratio de eficiencia (porcentaje de ingresos que consumen los gastos), que al finalizar junio se situaba en el 30,37%, frente al 29,57% un año antes. No obstante, la entidad subraya que la fortaleza del capital, la solidez del balance y la cómoda liquidez del Grupo permiten afrontar el futuro con una "prudente confianza".