Banco Popular se cuelga hoy, de nuevo, el farolillo rojo del selectivo al ceder un 4,58%. Sufre un duro castigo después de que Goldman Sachs y Citigroup se subieran al carro del recorte del precio objetivo del valor. Ayer presentó resultados y su morosidad- que se multiplicó por dos- le pasa factura. Popular sufre en esta jornada medio festiva el castigo de los inversores y es que repite protagonismo aunque por las pérdidas que tiene. La entidad está en primera fila pero hoy se viste de rojo y se deja casi un 5% después de que algunas casas de análisis lanzaran su dardo envenenado sobre el banco y recortaran su precio objetivo después de analizar sus cuentas.
Aunque los números no dieron ningún susto, pese a provisionar 100 millones de euros por el concurso de acreedores de Martinsa, ganó 675 millones, el 10,1% más que un año antes, porcentaje que prevé mantener en el ejercicio. Sin embargo, la palabra "mágica" es morosidad, se duplicó al situarse en el 1,42% frente al 0,72% de un año antes. Además para 2008, el banco rebajó al 10% su previsión de incremento del beneficio, desde el 13% que se había marcado a principios de año, y ha situado su tasa de morosidad entre el 2 y el 2,5%. Westlb recorta su precio objetivo hasta situarlo en 7,5 euros, mientras que Citigroup lo ha hecho hasta los 6,8 euros y JPMorgan lo ha recortado desde los 9,4 euros por acción hasta los 5,6 euros. Goldman Sachs también bajó el objetivo de los títulos de la entidad, hasta situarlo en 8,10 euros desde los 8,20 euros anteriores, y KBW se ha unido a la quema al revisar a la baja sus estimaciones y recortar su precio objetivo hasta los 8,50 euros. Y Ramchand Bhavnani como telón de fondo que recibió la autorización del Banco de España para alcanzar un 10% de la entidad. De momento, no se sabe si llegará a tener esa participación o no.