El Banco de Japón (BOJ) inyectará en los mercados financieros 1,5 billones de yenes (14.404 millones de dólares) para paliar la inestabilidad creada tras el anuncio de quiebra de Lehman Brothers. La operación, que pretende calmar los mercados, se llevará a cabo en el mercado abierto. Los directivos del BOJ se reunirán hoy y mañana para tomar una decisión sobre los tipos de interés. Esta mañana la Bolsa de Tokio abrió con una baja del cuatro% de su valor tras el anuncio de quiebra del banco de inversión estadounidense Lehman Brothers. El Nikkei bajó a menos de 12.000 puntos, por primera vez desde marzo.